EXCELENTE UBICACIÓN

Situación inmejorable en plena
capital Cántabra

EDIFICIO SEÑORIAL

El privilegio de vivir en
la calle Castelar

UN BALCÓN A PUERTOCHICO

Un edificio emblemático

VIVIENDAS REFORMADAS

Amplios apartamentos

El encanto de vivir en un edificio señorial de principios del siglo XX

EDIFICIO CASTELAR


VIVIENDAS REFORMADAS (*)

JUNTO AL MAR

El privilegio de vivir en la calle Castelar

El Edificio Castelar se encuentra en los números 1 y 3 de la calle Castelar, al lado de la Plaza de Matías Montero y próximo al final del Paseo Pereda, zona considerada como la más representativa de Santander.

Con balcones mirando a la dársena de Puertochico, antiguo puerto pesquero hasta los años cuarenta, convertido en la actualidad en puerto deportivo y lugar de atraque de embarcaciones de recreo, veleros y yates.

A lo largo del litoral se alinea un bello paseo con sus cafeterías, terrazas y restaurante.

Pasado y presente hacen del Edificio Castelar en un lugar emblemático, y sin lugar a duda, el mejor lugar donde vivir en Santander.

Un edificio emblemático con vistas hacia la bahía de Santander

El Edificio Castelar, antigua sede del Banco Vitalicio, ubicado en primera línea de Puertochico haciendo esquina con la Plaza de Matías Montero, con sus señoriales fachadas decoradas con numerosos balcones y ventanales otorgan al inmueble un protagonismo difícil de eludir. Orientado hacia el sur, algunos apartamentos disfrutan de vistas hacia la bahía de Santander, con la playa de Somo, las dunas del Puntal y el campo de golf de Pedreña al frente.

El antiguo puerto pesquero, hoy puerto deportivo, es una seña de identidad de la capital santanderina. Una lengua de agua que la bahía regala al centro urbano, caracterizándolo y dando privilegio al entorno. El tráfico de las embarcaciones menores se convierte en un espectáculo discreto y entretenido para los que disfrutan paseando por sus riveras. El exclusivo Club Marítimo hace de falsa capitanía portuaria.

El encanto de vivir en un edificio señorial de principios del siglo XX

El Edificio Castelar es un ejemplo representativo en Santander de la arquitectura funcional de principios del siglo XX.

Fue construido en 1919 por el insigne arquitecto D. Gonzalo Bringas, el mismo que diseñó el Club Marítimo que aparece integrado en el mar justo enfrente del edificio que nos ocupa, así como el señorial Palacio de La Magdalena y otros destacados edifico de la ciudad de Santander.

Destaca su fachada con balconadas y terrazas circulares, convirtiéndolo en un edificio único que se revaloriza a lo largo de los años por ser único en todas su facetas y tener una inmejorable ubicación en la Capital Cántabra.

El encanto del pasado en las fachadas combina con un estilo moderno en las zonas comunes e interiores

El Edificio Castelar se desarrolla en ocho alturas, distribuidas en bajo, entreplanta y seis plantas. Proyectado en sus orígenes para albergar viviendas de lujo, hoy en día algunas de ellas se han transformado en oficinas, si bien las viviendas siguen siendo el uso preeminente con 38 unidades, frente a las 8 oficinas, 5 locales comerciales y 17 trasteros.

Las plantas tipo, destinadas a vivienda, son totalmente exteriores y de amplias dimensiones, alejadas por tanto del modelo comercial actual consistente en albergar el mayor número de viviendas con una única salida a las zonas nobles de la fachada.

Se ha dotado al Edificio Castelar con espacios para la conserjería y circuito cerrado de cámaras de seguridad.

Al ser un edificio antiguo no dispone de plazas de garaje. Esta carencia se compensa con la existencia de un parking con entrada frente al mismo portal del edificio.

Solicitar información

Galería

Catálogo en PDF

(*) Las viviendas se entregan en el estado de conservación actual.